martes, 12 de junio de 2012

............ ¿y esto?

Odio 
       
        el sonido de mi voz 

                                         cuando leo lo que escribo. La voz 

        de mis escritos no me resulta 

        nada placentera. 

¿Será esto causa 
                            
        suficiente 

                         para 

                                  prestarle una visita 

                                                                    al pisicólogo?