lunes, 23 de marzo de 2009

Sueño

Cómo cuesta escribir cuando se tiene sueño, aún así, tecleo solamente para ser arrullada por el sonido que producen mis dedos al golpear las teclas. Ya llegará un nuevo día para seguir escribiendo cosas factibles y fructíferas ( ¿? )... por lo pronto. Adieu.