jueves, 30 de julio de 2009

FURTHER COMPLICATIONS by Jarvis Cocker

He olvidado completamente a The Smiths, había estado escuchando la discografía de Morrissey y The Smiths hasta el cansancio; y mi súbito cambio de humor musical no se debe al hecho de que me haya hartado de ellos, no. Es que ha llegado algo que me ha dejado completamente boquiabierta: Further Complications. Curiosamente, a la par de escuchar a The Smiths, descubrí entre los discos de mi esposo un concierto de Pulp, el cual me dejó completamente traumada –en el buen sentido-. Así que estas semanas han sido un gran festín de Pulp y The Smiths, horas y días enteros de felicidad.

¿Por qué curiosamente? Further Complications es el nuevo álbum de Jarvis Cocker como solista –Jarvis, por quienes no saben, fue el vocalista de Pulp hace unos cuantos muchos años atrás- y es un disco tan, pero tan…. pero taaaan bueno, que honestamente no sé ni cómo describirlo.

No conozco tanto de Pulp, pero claramente se perciben influencias de aquella banda a la cual él perteneció, aunque se muestren de manera discreta, ahí están; incluso, por ahí le escuché algo de Bowie, pero bueno, puedo estar equivocada, no sé. Así como lo digo yo, por ahí algún die hard fan de Bowie o de Jarvis me dirá que estoy alucinando.

El disco es puro rock, pero un rock al estilo inglés, muy inglés; como si tratase de revivir aquellas últimas voces que quedaron del buen rock ochentero que surgió por aquellas partes del mundo. “Further Complications” podría ser un muy buen ejemplo de esto que digo. "Fuckingsong" es muy buena, simplemente la letra... Jarvis canta por no haber podido tirarse a una tipa, lo cual lo pone loco, se encabrona y ta-dah, nace la canción. Estas, son canciones que sin duda los obligarán a cantar; aunque tengan una voz de perro, así como yo, no importa, canten en el carro cuando anden a solas, nuevamente, así como yo –si se topan conmigo por la calle y me ven cantando, sabrán por adelantado que es Jarvis, sin duda-.

Canciones como “Leftovers”, “I Never Said I Was Deep” y “Slush” son canciones para agarrar la botella de whiskey o las botellas de cerveza y ponerse ebrios y melancólicos. Se escuchará raro –y no, no me considero una borracha-, pero me pude imaginar una noche de cigarrillos y mucho alcohol escuchando estas canciones, pensando pendejada y media.

You’re In My Eyes (Disco Song)” cierra magistralmente el álbum. Es una de las mejores canciones que encontrarán, como una reminiscencia a alguna escena perdida de Saturday Night Fever: la pista de baile a solas, el juego de iluminación y las máquinas de humo funcionando aún y solo dos almas mirándose a los ojos mientras beben lo último de sus vasos, cada uno estando en partes opuestas del salón. ¿Qué? ¿Nunca dejan que la música les pinte escenarios ajenos a los suyos? Definitivamente mi favorita de todo el álbum.

A final de cuentas, Jarvis Cocker nos ha regalado un disco excelente, muy completo y sólido, en donde jamás encontrarán una canción a la que quieran adelantar. Este es de los pocos discos que se pueden escuchar de inicio a fin, sin adelantar o detener. Es un festín para los sentidos que dan rienda suelta a aquella parte de uno que nos transporta a otros tiempos, otros momentos. Es un disco para escucharse de día, de noche, de madrugada, en una tarde lluviosa o muy soleada, en frío o en calor. Es un disco para escucharse, punto.