martes, 24 de enero de 2012

4:50am

4:50am... escucho el tren pasar, escucho los ronquidos de un bebé y un hombre; escuchó el piloto de la calefacción y a mi vecino cerrar la puerta (puntual, como siempre). Escucho el sonido de las teclas mientras escribo lo que escribo y cómo me truenan los dedos de vez en cuando (mis articulaciones, ya tan vieja estoy al parecer). Escucho música en la raya más baja del volumen y de repente ya no escucho nada, pues me ha interrumpido la alarma del celular... al parecer diez minutos transcurrieron mientras escribía tonterías. El tren se sigue escuchando.

(Publicado a las 10:52... escrito verdaderamente a la hora que dije).